Una Onza de Prevención vale más que una Libra de Curación